Cuchilla Alta vivió una jornada inolvidable en el multitudinario y emotivo homenaje al Maestro Julio Castro

DSCN2678Una jornada emotiva, de regocijo, de reencuentro, de alegría y de abrazos compartidos, se vivió en Cuchilla Alta, con motivo del multitudinario homenaje que se realizó al Maestro Julio Castro Pérez; de polifacética trayectoria en su vida, compartiendo el magisterio, con sus actividades como pedagogo, periodista, ensayista y escritor. Sencillo, amable, amigos de todos, alternó su vida entre su trabajo y Cuchilla Alta, su lugar de remanso, para estudiar, escribir, compartir la pesca, estar con sus amigos y la comunidad. De allí el homenaje que se le tributó y que tuvo como epicentro la escuela Nro. 95 de Cuchilla Alta, donde dos escolares en representación de la entidad docente, descubrieron dos placas recordatorias. Evento organizado por la Intendencia de Canelones y la Asociación Fomento Vecinal de Cuchilla Alta, contó con la presencia de un numeroso público, que acompañó todas las actividades, destacándose además la participación del Intendente de Canelones, doctor Marcos Carámbula, Alcaldesa del Municipio de La Floresta, Isabel Huelmo, y cuerpo de Concejales, los integrantes de la Asociación Fomento Vecinal de Cuchilla Alta, familiares del Maestro Julio Castro, Director General de Cultura de la Intendencia de Canelones, Profesor Juan Carabajal, el Director de Tránsito y Transporte de la comuna canaria, Julio César Scarmato, de la Dirección de Gobiernos Locales, Carmen Guerra y Daniel Cigliutti, representante nacional Diputado José Carlos Mahía, cuerpo de efectivos policiales de la Subcomisaría de Cuchilla Alta, y docentes y alumnado de la Escuela Nro. 95 de Cuchilla Alta.
Los actos centrales se realizaron en el local del centro docente, la Escuela Nro. 95 de Cuchilla Alta. Finalizado el mismo, la comitiva y asistentes se trasladaron hasta la casa del Maestro Julio Castro. Mientras los presentes realizaban el recorrido, una cuerda de tambores amenizó la velada. De allí el público, se dirigió hasta la rambla de Cuchilla Alta, donde el Intendente de Canelones, Dr. Marcos Carámbula, oficializó la designación de la resolución de la Junta Departamental de Canelones, con el nombre del Maestro Julio Castro, a la rambla del balneario de Cuchilla Alta, La oportunidad fue propicia para que el Intendente Carámbula, destacara los motivos de la resolución comunal, y a su vez, en nombre de la familia del Maestro Julio Castro, su sobrino Gerardo Gamundi, recordara la trayectoria del docente y familiar, mientras que su amigo y vecino Julio Trejo, realizó una emotiva semblanza de los momentos compartidos con el docente.
Julio Castro cambió a la escuela rural
Los actos centrales del homenaje al Maestro Julio Castro, se realizaron en la Escuela Nro. 95 de Cuchilla Alta. Al comienzo de la alocución hizo de la palabra la Tesorera de la Asociación Fomento Vecinal de Cuchilla Alta, Nélida Tovagliare, que entre otros conceptos manifestó:”el Maestro Julio Castro llegó a los más altos cargos en el Magisterio, pero lo más importante de él era su persona, su simplicidad, su humanidad, el cariño que tenía por los niños”. Por los niños más desvalidos particularmente los del interior del país, que no recibían ningún tipo de atención, aún los cuidados más elementales. El Maestro Julio Castro, dijo, “su mayor idea que pudo concretar fueron las llamadas Misiones Socio pedagógicas”. Sobre ellas agregó,”el objetivo era educar a los niños del campo”. Para ello, indicó,”juntó a los estudiantes de magisterio y a los que estudiaban medicina”, porque la acción llevaba a, “educarlos y también a cómo debería ser atender la higiene, la salud, la comida”. Para concretar las tareas, los estudiantes de Magisterio y los futuros médicos, indicó Tovagliare, “acampaban cerca de los caseríos en el campo, donde cada uno realizaba su tarea de educación y médica”. Precisó que el trabajo del Maestro Julio Castro, “era continua, ya que cuando finalizada una misión Socio pedagógica, regresaba a Montevideo y comenzaba a preparar la siguiente”. Tras reseñar el origen humilde de Julio Castro, nacido en el paraje La Cruz, en Florida en el seno de una numerosa familia, siempre cultivó lo que aprendió, las tareas rurales e indicó, “que tras destacarse en sus estudios fue becado para ir a estudiar Magisterio, a la capital, a Montevideo”. Señaló entre otros conceptos que “su tarea permitió cambiar a la escuela rural, entre otros aspectos porque escribió un Programa para las Escuelas Rurales, además de varios libros”. Este homenaje, dijo, lo realizamos por su trayectoria, pero además indicó, “porque era vecino de Cuchilla Alta”, compartiendo la vida en el balneario; “era un hombre sencillo, humilde, que anteponía a sus sentimientos antes que todo, a los que todos necesitaban”.
Carámbula: la patria se hace desde las escuelas
Por su parte el intendente de Canelones, el doctor Marcos Carámbula, destacó la encomiable tarea que cumple la Asociación Fomento Vecinal de Cuchilla Alta, con la que dijo,”habitualmente nos reunimos con sus integrantes, a los efectos de atender las necesidades de los vecinos en lo que hace al estado de las calles, las luces y los espacios públicos”. Pero dijo, “más allá de ello debemos construir colectivamente en valores, esos por los cuales homenajeamos al Maestro Julio Castro”, y cuando lo hacemos en su memoria también, ”homenajeamos a todos, a los maestros y maestras actuales, al magisterio nacional, a la escuela pública, que hace a la esencia natural del Uruguay, lo que nace desde los tiempos de José Pedro Varela, que a lo largo del siglo veinte y el comienzo del siglo veintiuno, se cimienta la educación laica, democrática, participativa, con la escuela abierta a su lugar, en este caso a Cuchilla Alta”. Subrayó más adelante, el doctor Carámbula que “Julio Castro, fue un gran maestro, paradigma de los maestros del país, baluarte de las misiones Socio Pedagógicas, recordando antes a Jesualdo Sosa, Soler y Prada, entre otros; cada uno de los maestros que hicieron a la historia de la patria, porque la patria se hace desde las escuelas”. Castro, agregó, “fue un hombre polifacético, maestro, periodista, escritor, pero siempre y antes que nada mantuvo su misión de ser maestro, maestro de valores”. En relación a lo ocurrido al Maestro Julio Castro, subrayó Carámbula, que” a la sociedad uruguaya no le puede volver a pasar, que por único el delito de ser Maestro, pensar y defender la libertad, la justicia, el encuentro, el diálogo, ese Maestro un día desapareció”.

Emotivos testimonios

Profesor y querido vecino
Entre el público asistente al homenaje al Maestro Julio Castro, se encontraban aquellos que tuvieron el privilegio de compartir con el docente recordados momentos, tanto en el aula, como el acontecer del diario vivir. Tal es el caso de la Maestra Susana Sarkissian quien entre otros aspectos manifestó: “del querido Maestro Castro puedo compartir muchos conceptos, ya que fue mi profesor. Hace cuarenta ocho años que concurro al balneario Cuchilla Alta, oportunidad en que compramos una casa y entonces me llamó la atención el nombre: Ñandeñuá” y quien me la vendía me preguntó: ¿va a conservar el nombre? y me informó, que quien lo propuso y eligió, fue el Maestro Julio Castro”. Entonces agregó, “por dos razones lo conservaremos, además de gustarme, con más razón si lo puso el Maestro Julio Castro”. Además dijo, “lo teníamos de vecino, a una cuadra de mi casa”. Subrayó Sarkissian: “para mi fue un honor conocerlo como persona, ya que antes lo había tratado, pues era mi profesor”. Aquí en el balneario, “periódicamente nos encontrábamos con él y su esposa la profesora Zaira Gamundi; una gente muy sencilla, al punto que la veíamos a ella vestida con la indumentaria de su esposo, de pantalones y botas, plantando boniatos. Una señora encantadora”. En reuniones con ellos dijo, “el Maestro Castro y su señora nos contaban de sus experiencias. Aquel, de la obra que había realizado en América Latina, de la enseñanza, del tema del alfabetismo. Así que tuve la oportunidad de conocerlo como profesor, y luego como vecino, una persona muy amable, muy querible”.
Trasmitía su espíritu emprendedor
También entrevistamos a la Maestra Lydia Cabrera, quien muy emocionada expresó que, “fui alumna del Maestro Julio Castro. Estaba entonces en el Instituto Normal de San José y nos invitaron a participar de talleres que realizaron el Maestro Julio Castro y los docentes, los esposos Prada, que también eran Maestros”. Tras la culminación de los talleres, dijo, “nos invitaron a cada instituto a diagramar los trabajos para concretar las misiones Socio pedagógicas”. Recordando al Maestro subrayó que, “era maravilloso, trasmitía entusiasmo, y respetaba mucho el trabajo que realizábamos las muchachas de entonces, y nos contagiaba e imprimía su espíritu emprendedor”.
“Momento máximo, estar con él”
Emocionada la Señora Teresita Lasalt nos expresó sobre el docente: “conocí al maestro cuando era pequeña; muy buena persona, muy afable y me acuerdo que cualquier tema al que hacía referencia, lo explicaba muy bien, una maravilla, parecía un libro abierto”. El Maestro Castro, “siempre venía al buscar el diario al kiosco que tenía mi madre y lo esperaba para poder hablar con él, pues para mí significaba un momento máximo, muy agradable, pese a mi corta edad”.
La Señora Teresita Lasalt, es actualmente la encargada administrativa del local de la Asociación Fomento Vecinal de Cuchilla Alta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *